ES ACTUALIDAD

VER TODASSeguir leyendo...

04/03/2013

Dietas saludables: un reto para las universidades valencianas

La Universitat de València y la Universidad de Alicante han publicado estudios en los que se concluye que los jóvenes se alejan cada vez más de la dieta mediterránea. Para intentar invertir esta tendencia, han lanzado iniciativas como la Xarxa Valenciana d’Universitats Públiques Saludables.



AUTOR: UA/UV/RUVID

El Consell de Govern de la Universitat de València ha aprobado la incorporación de la institución a la Xarxa Valenciana d’Universitats Públiques Saludables, de la cual forman parte también la Universitat Jaume I, la Universitat de Alacant y la Miguel Hernández. Tal y como ha explicado la vicerrectora de Sostenibilidad, Campus y Planificación, Clara Martínez, los últimos años algunas universidades y las estructuras de Salud Pública de las comunidades autónomas han trabajado con el objetivo de conseguir universidades más saludables. Estos proyectos se encuentran en diferentes grados de desarrollo y cuentan con el apoyo de la Red Española de Universidades Saludables (REUS), apoyada por el Ministerio de Sanidad y Consumo y por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE).


La Red Valenciana ahora creada pretende potenciar la universidad como entorno promotor de la salud de la comunidad universitaria y de la sociedad en su conjunto; fomentar la investigación y la docencia en Promoción de la Salud; favorecer el intercambio de experiencias en promoción de la salud; y promover y favorecer el trabajo conjunto entre los organismos de salud pública, las instituciones comunitarias y las universidades. En concreto, la Xarxa incorporará en los planes de estudio universitarios de formación en promoción de la salud a nivel de grado y postgrado; investigará en promoción de la salud; y planificará servicios y actividades a los campus, dirigidos a promocionar la salud de la comunidad universitaria.
 

Otra iniciativa reciente surge en el seno de la Universidad de Alicante. Según un informe realizado desde el Departamento Nutrición de esta institución, la pirámide alimenticia de sus estudiantes está absolutamente invertida, es decir, su dieta es lo contrario a la dieta mediterránea y a lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud, OMS. Pero además, el 15% de los miembros de la comunidad universitaria alicantina tiene sobrepeso y el 3%, padece obesidad. Con el objetivo de prevenir las patologías derivadas de esta mala práxis, así como favorecer hábitos alimenticios más saludables, la Universidad de Alicante ha inaugurado un Gabinete de Alimentación y Nutrición (ALINUA).

Según Rocío Ortíz, coordinadora del centro, “los servicios en que se basa ALINUA se fundamentan en tres grandes pilares: el clínico, el público y el investigador”. En el primero de ellos, en el propio espacio del gabinete, se ofrecerá tratamiento nutricional a toda la comunidad universitaria con visitas de sesión informativa, consulta, revisiones y estudios antropométricos.

Dentro del servicio público, “el objetivo es transferir los conocimientos y resultados de las investigaciones que se llevan a cabo en la UA en materia de alimentación y nutrición. De ahí que el gabinete ofrece asesoramiento, evaluación y colaboración en la planificación de políticas alimentarias y nutricionales en el marco de la promoción de la salud, así como cursos, conferencias o jornadas sobre educación alimenticia y hábitos de consumo”, ha explicado Rocío Ortiz. Por último, en el aspecto investigador, ALINUA trabaja constantemente en estudiar y mejorar los hábitos de la población universitaria a través de estudios específicos sobre consumo de alimentos, alcohol, estilos de vida, etc. El rector ha sido el encargado de inaugurar virtualmente ALINUA, un centro situado en la facultad de Ciencias de la Salud que cuenta con dos expertas nutricionistas, Ana Zaragoza y Aurora Norte. 

 

*Imagen: La decana de Ciencias de la Salud, Ana Laguna, explica a las personalidades asistentes el funcionamiento del centro durante la visita a las instalaciones. 


DESTACAMOS

La Universitat de València advierte de que los jóvenes tienden a abandonar la dieta mediterránea


El Departamento de Medicina Preventiva de la Facultat de Medicina i Odontologia desarrolla diversos estudios de seguimiento de la dieta mediterránea en la Universitat de València y los resultados muestran que los estudiantes tienden a abandonar hábitos alimentarios más saludables. Además, la adherencia a la dieta mediterránea -medida a través de una escala validada- es menor en los estudiantes de los primeros cursos que en los más mayores. Este progresivo abandono de la dieta mediterránea se detecta también en los profesores y en el personal de administración y servicios, a la vez que refleja la tendencia observada en la población general española.


Esta propensión es muy preocupante teniendo en cuenta las conclusiones del estudio PREDIMED, que se han publicado en la prestigiosa revista New England Journal of Medicine, donde se demuestra que la dieta Mediterránea protege frente a la enfermedad cardiovascular y llega a reducir un 30 % el riesgo de infarto de miocardio, ictus o muerte cardiovascular. PREDIMED ha tenido una participación muy destacada de investigadores del Departamento de Medicina Preventiva, liderados por Dolors Corella, y del Departamento de Bioquímica, ambos de la Facultat de Medicina i Odontologia.


En el marco del Campus Sostenible de la Universitat de València y la Red Española de Universidades Saludables (REUS), “estamos desarrollando varias iniciativas para analizar el nivel de adhesión a la dieta mediterránea tanto de la comunidad universitaria como de la población en general”, explica la catedrática de Medicina Preventiva Dolors Corella, quien considera que se debe trabajar para favorecer un retorno a hábitos alimentarios más saludables. El estudio transversal de 682 universitarios (471 mujeres y 211 hombres) procedentes de varias titulaciones de la Universitat de València, en el cual participó la investigadora Patricia Guillem, mostró una baja adherencia a la dieta mediterránea en los estudiantes -una media de 8 puntos en una escalera de 14. “Hemos detectado un consumo insuficiente de frutas, legumbres y frutos secos, junto con un exceso en carnes rojas y bollería industrial”, indica Corella, que subraya que el menor grado seguimiento a la dieta mediterránea se encontró, con diferencias significativas, en los estudiantes más jóvenes.


Por otra parte, el estudio con 847 trabajadores de la Universitat de València, donde participó el Servicio de Prevención y Medio ambiente, dirigido por el profesor Màrius Fuentes, mostró también una adherencia no muy alta a la dieta mediterránea (una media de 9 puntos sobre 14) entre profesores y personal de administración y servicios. Además, en este trabajo se pudo constatar que un mayor seguimiento de la dieta mediterránea se asociaba con un mejor estado de salud.



Compartir:
Imprimir Imprimir

VER TODASSeguir leyendo...




Red de Universidades Valencianas para el fomento de la I+D+i (RUVID) - C/ Serpis 29 - Edificio INTRAS - 2ª planta - 46022 - Valencia - España
Teléfono: +34 9616 254 61 - Correo Electrónico: comunicacion @ ruvid.org - Web: www.ruvid.org - Código ISSN: 1988-8155 - Política Protección de Datos




logo uvlogo upvlogo ualogo ujilogo umhlogo uchlogo ucv