CIENCIAS NATURALES

VER TODASSeguir leyendo...

01/02/2018

Los nidos de tortuga boba serán decisivos para el futuro de la especie

Proteger los lugares de nidificación esporádica de la tortuga boba en el Mediterráneo occidental puede ser crucial para la conservación de la especie en el futuro, según alerta un estudio de varios centros de investigación españoles donde participa el Institut Cavanilles de la UV, en el Parc Científic. 



AUTOR: UV

tortuga bobaEl trabajo aparece publicado en la revista Scientific Reports.

 

La tortuga boba (Caretta caretta) es una especie marina presente en las zonas tropicales y templadas de todo el mundo. Este quelonio carnívoro nidifica en las costas de Japón, Omán, Australia, el Caribe y la costa este de América del Norte, Cabo Verde y el Mediterráneo oriental (en especial, en Grecia, Turquía, Chipre y Libia).

 

La especie, que hace largas migraciones a zonas de alimentación como el Mediterráneo occidental, tiene un comportamiento filopátrico, es decir, vuelve a las playas donde nació para poner los huevos. No obstante, se sabe que algunas hembras no vuelven a la zona de nidificación y pueden realizar alguna puesta ocasional en nuevas áreas. Este fenómeno, considerado excepcional, ha ido creciendo en los últimos años en las playas del Mediterráneo occidental.

 

Hasta ahora, la filopatría se consideraba el obstáculo principal para que la tortuga boba colonizara áreas nuevas. Un nuevo estudio, publicado en la revista Scientific Reports por investigadores de la Universitat de València (UV), la Universitat de Barcelona (UB), el CREMA y la Estación Biológica de Doñana revela por primera vez que C. caretta tiene mecanismos que le permiten colonizar nuevos espacios utilizando las zonas de alimentación como puente. Esta sería una estrategia clave que ha permitido que la especie filopátrica haya sobrevivido durante millones de años, además de distribuirse por todo el mundo y empezar a colonizar las playas del Mediterráneo occidental.

 

Tras la pista de la tortuga mediante el estudio del ADN

 

El nuevo trabajo analiza un total de cuarenta episodios de nidificación esporádica registrados en las costas mediterráneas de España, Italia y Francia desde 1870 a 2015. Con este fin se han aplicado técnicas de alta resolución para estudiar fragmentos del ADN mitocondrial y microsatélites de muestras procedentes de los puntos de nidificación.

 

Los expertos utilizan marcadores con una cierta variabilidad genética para poder definir la estructuración provocada por la filopatría. Los fragmentos de ADN mitocondrial –que se transmite únicamente por vía materna– aportan información sobre la estructuración genética originada por las hembras. En cambio, los microsatélites –heredados de los dos progenitores– informan también sobre la composición genética de los machos. Mediante estos marcadores, el estudio revela que las tortugas de los nidos esporádicos provenían de poblaciones tan alejadas como las del Atlántico occidental o el Mediterráneo oriental.

 

El sexo es una cuestión de temperatura

 

En las tortugas marinas, el sexo queda determinado por la temperatura de incubación de la puesta en las playas de anidación. Cada hembra puede hacer una puesta de más de cien huevos, que son incubados en la arena entre cuarenta y ochenta días. En el Mediterráneo oriental, con temperaturas cada vez más altas, podría estar teniendo lugar un fenómeno de feminización de las playas de puesta, es decir, un aumento de la proporción de hembras nacidas en los nidos.

 

Ahora bien, en la mayoría de los nidos esporádicos del Mediterráneo occidental los datos de temperaturas de incubación registrados indican que se producen mayores proporciones de machos en los nidos. “La nidificación esporádica podría permitir el establecimiento de nuevas poblaciones residentes en el Mediterráneo occidental, pero solo si la temperatura aumentara lo suficiente en un futuro como para producir también hembras”, explica Lluís Cardona, del Departamento de Biología Evolutiva, Ecología y Ciencias Ambientales y del IRBio (Universitat de Barcelona).

 

“En un escenario de calentamiento global como el que estamos viviendo, es más probable que se den temperaturas que permitan tanto la maduración de los huevos dentro de las hembras en el mar como la incubación exitosa de los mismos en nuestras playas” comenta Jesús Tomás, de la Unidad de Zoología Marina del instituto Cavanilles de Biodiversidad y Biología Evolutiva de la Universitat de València. “Por eso –añade– es muy es posible que el número de registros de eventos de anidación de tortuga boba el Mediterráneo occidental siga aumentando en los próximos años”.

 

Turismo y sostenibilidad: un equilibrio cada vez más difícil

 

La mayoría de nidos de tortugas encontrados en la costa mediterránea peninsular fueron detectados por turistas o bañistas. Una vez encontrados los nidos, la prioridad siempre ha sido protegerlos y trasladarlos a zonas poco transitadas, una labor desarrollada por personal especializado en gestión medioambiental.

 

En este sentido, la Unidad de Zoología Marina del instituto Cavanilles cuenta con amplia experiencia en proyectos de estudios de playas de puesta de varias especies de tortugas marinas, incluyendo la protección y translocación de nidos para su incubación artificial, en países como Guinea Ecuatorial o la República Dominicana. De hecho, el equipo de la Universitat ya participó en el estudio de la primera puesta completa detectada en el Mediterráneo español, en Vera, Almería, en 2001, y se ha encargado del estudio de todos los eventos de nidificación de C. caretta detectados en la Comunidad Valenciana desde 2006 hasta 2017.

 

La Unidad de Zoología Marina de la Universitat lleva más de tres décadas colaborando con la Generalitat Valenciana, a través de la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, en la coordinación de la red de atención a varamientos de cetáceos y tortugas marinas. Esta red ha sido de gran relevancia para la detección de los eventos de nidificación de tortugas marinas en nuestras costas. La red se articula a través del teléfono de emergencias 112. Cualquier detección de hembras nidificantes en las playas por bañistas o particulares debe ser comunicada a través de este número.

 

Con una presión humana cada vez más importante en las costas, también aumentan los peligros para las hembras que hacen puestas esporádicas. Varias instituciones y entidades han impulsado iniciativas dirigidas a estudiar y proteger los nidos esporádicos que aparecen en el litoral mediterráneo.


DESTACAMOS

Referencia bibliográfica

 

Carlos Carreras, Marta Pascual, Jesús Tomás, Adolfo Marco, Sandra Hochsheid, Juan José Castillo, Patricia Gozalbes, Mariluz Parga, Susanna Piovano & Luis Cardona. Sporadic nesting reveals long distance colonisation in the philopatric loggerhead sea turtle (Caretta caretta). DOI:10.1038/s41598-018-19887-w. 



Compartir:
Imprimir Imprimir

VER TODASSeguir leyendo...




Red de Universidades Valencianas para el fomento de la I+D+i (RUVID) - C/ Serpis 29 - Edificio INTRAS - 2ª planta - 46022 - Valencia - España
Teléfono: +34 9616 254 61 - Correo Electrónico: comunicacion @ ruvid.org - Web: www.ruvid.org - Código ISSN: 1988-8155 - Política Protección de Datos




logo uvlogo upvlogo ualogo ujilogo umhlogo uchlogo ucv